Condromalacia rotuliana

CONDROMALACIA ROTULIANA

¿QUÉ ES LA CONDROMALACIA ROTULIANA?

La condromalacia rotuliana es una degeneración de la superficie del cartílago de la rótula, que se encuentra en su cara posterior, la que está en contacto con el fémur.

Es común verlo en adolescentes o adultos jóvenes que practican deportes como fútbol, baloncesto, ciclismo, tenis… incluyendo deportes de resistencia como los corredores.

CAUSAS DE LA CONDROMALACIA ROTULIANA

condromalacia rotulianaEl desgaste del cartílago aparece por la fricción crónica entre rótula y fémur. En cada zancada que damos la rótula se desliza en sentido ascendente-descendente. En muchos casos, la lesión aparece porque la rodilla no está del todo alineada, lo que hace que haya más roce en una determinada zona.

Existen muchos factores a tener en cuenta, como un aumento de la pronación del pie (pie plano), correr sobre terrenos inclinados, el acortamiento o debilidad de cuádriceps (parte anterior del muslo) o isquiotibiales (parte posterior del muslo), haber sufrido una luxación o fractura de rótula, sobrepeso, etc.

En el fútbol, los gestos forzados como saltar, frenar de manera brusca, chutar, etc, solicitan demasiado el cuádriceps y su tendón pasa por encima de la rótula, presionándola más de la cuenta contra el fémur y aumentando el roce entre cartílagos.

SÍNTOMAS DE LA CONDROMALACIA ROTULIANA

Suele aparecer un dolor en la parte frontal de la rodilla y sensación de rozamiento cuando se flexiona la rodilla, incluso se puede llegar a notar una especie de crepitación si apoyamos la mano sobre la rótula a la vez que doblamos la rodilla.

El dolor puede aumentar al ponerse de cuclillas, al bajar escaleras y al levantarse cuando estamos sentados, sobre todo cuando la articulación se ha quedado fría tras un periodo de inactividad.

TRATAMIENTO DE LA CONDROMALACIA ROTULIANA

La recuperación empezaría por hacer reposo parcial, bajando la intensidad de los entrenamientos, o descanso activo, cambiando de deporte durante una temporada, y estirar muy bien las piernas, mostrando especial interés en el cuádriceps.

Es frecuente el uso de rodilleras abiertas, es decir, con un hueco para la rótula. Pueden venir bien, aunque no es bueno abusar de ellas, porque la articulación se acostumbra y los músculos acabarán perdiendo un poco su capacidad de estabilizar la rodilla. En todo caso, sería bueno ponerla para partidos o momentos en que sabemos que vamos a forzar más. También pueden usarse cintillas rotulianas, que se colocan por encima o por debajo de la rótula, si sabemos que tenemos tendencia a que ésta asciende o descienda.

Desde el punto de vista de la fisioterapia, se hará tratamiento específico para el dolor de la rodilla y demás síntomas que puedan aparecer, se fortalecerán los músculos, a la vez que se ganará elasticidad, y si fuera necesario, se podrían poner vendajes de kinesiotaping. En nuestro centro de fisioterapia en Zaragoza podemos ayudarte. En caso de que la mala alineación de la rodilla venga por tener pies planos, habría que hacerse unas plantillas para corregirlo.

Para acabar, mi consejo es que si ves que has empezado el proceso de desgaste, te lo tomes en serio e identifiques la causa para ponerle remedio, porque si continúa… te llevará a la artrosis de rodilla, y cuanto más tarde en llegar, ¡mucho mejor!

Otros artículos relacionados:

Luxación de la rótula

Inestabilidad de la rótula

Kinesiotaping

Vendaje de rodilla

Pie plano

Esguince de rodilla

Fractura 5º metatarsiano

FRACTURA 5º METATARSIANO

La fractura de la base del 5º metatarsiano es una lesión que se da bastante en el mundo deportivo, y tal vez el fútbol sea el que ocupe el primer puesto. Este hueso se encuentra en el pie, es el que continúa en la parte externa con el 5º dedo.

TIPOS DE FRACTURA DEL 5º METATARSIANO

Hay distintos tipos de fractura, siendo las más comunes las dos primeras:

  • fractura 5 metatarsianoFractura por avulsión: ocurre cuando nos torcemos el tobillo metiendo el pie para dentro. A veces puede confundirse con un esguince porque la manera de hacérselo es la misma, pero en este caso lo que ocurre es que la zona de hueso que está unida a un tendón o ligamento es arrancada.
  • Fractura de Jones: suele verse en deportistas, ya que es una fractura por esfuerzo, ya sea por el uso repetitivo o por un traumatismo. Tiene lugar en una zona concreta del hueso que recibe menos sangre, por lo que es más propensa a lesionarse.
  • Fractura en la diáfisis media: el hueso se fractura en la zona media, normalmente por un trauma o torcedura.
  • Fractura de la cabeza o cuello del metatarsiano: menos común

CAUSAS DE LA FRACTURA DEL 5º METATARSIANO

Pueden tener lugar en un accidente puntual, por agravación de una lesión previa, como por ejemplo una pequeña fisura, o lo más normal, que esté relacionado con un apoyo plantar alterado, que puede venir de serie, o por la forma del calzado que se utiliza para jugar. Por eso es muy importante asegurarse de que las zapatillas son las adecuadas, y si se detectan problemas, lo más aconsejable es analizarse la pisada y si es necesario utilizar plantillas.

SÍNTOMAS DE LA FRACTURA DEL 5º METATARSIANO

En el momento de la fractura se nota dolor agudo, a veces con chasquido incluido, en el momento de hacer una torsión del pie. A continuación se inflama, hay dificultad para caminar y, en ocasiones, aparece también hematoma. En las radiografías se verá la zona de fractura.

TRATAMIENTO DE LA FRACTURA DEL 5º METATARSIANO

Siempre que sea posible, recurriremos al tratamiento conservador en vez de al quirúrgico. Éste consistirá en un primer momento en aplicar hielo en la zona para controlar la inflamación, evitar el apoyo del pie y mantenerlo en alto.

En muchos casos se recurre a la inmovilización mediante yeso para que el hueso se consolide, aunque existe otra vertiente que prefiere evitar los efectos secundarios de la inmovilización, como la atrofia muscular, la rigidez articular, etc. En este caso, se pondría una plantilla totalmente rígida para evitar la movilidad de la fractura, y cuando el dolor lo permita, empezar con el apoyo del pie aunque el hueso no esté todavía consolidado. De esta manera, podremos seguir aplicando hielo en la zona durante los primeros días, 15-20 minutos cada 3 horas, y empezar con alguna sesión de fisioterapia para que la calidad de los tejidos quede lo mejor posible.

Una vez el hueso se haya soldado, empezaremos a hacer ejercicios específicos para ganar la musculatura que se haya podido perder, normalizar la marcha y prepararse para la vuelta a la actividad.

Si necesitas ayuda con tu rehabilitación, en Fisioterapia Eva Tello Cadarso en Zaragoza podemos ponernos manos a la obra!

Otros artículos relacionados:

Fractura del calcáneo

Pie plano

¿Por qué se ponen las uñas de los pies negras?

Tendinitis de los extensores de los pies

Luxación de hombro

LUXACIÓN DE HOMBRO

Hoy hablaremos de la luxación de hombro más común, la escapulohumeral. Este tipo de lesión suele tener lugar en accidentes en los que caemos y apoyamos el brazo extendido, por lo que es posible que en deportes de contacto aparezca en algún caso.

 LUXACIÓN DE LA ARTICULACIÓN ESCAPULO-HUMERAL

La articulación del hombro es la más móvil del cuerpo humano, lo que hace que también sea la más inestable. Está formada por la cabeza del húmero y la cavidad glenoidea del omóplato o escápula, donde ésta se mueve en todas las direcciones. Debido al nombre de los huesos que la componen se llama articulación escapulo-humeral.

luxación de hombroSu luxación se produce en más del 90% de los casos hacia la parte anterior, muy a menudo, a consecuencia de un traumatismo sobre el brazo en abducción y rotación externa.

SÍNTOMAS DE LA LUXACIÓN DE HOMBRO

Los síntomas que aparecen son dolor muy agudo que imposibilita cualquier movimiento y, lo más característico, la deformidad del hombro.

TRATAMIENTO DE LA LUXACIÓN DE HOMBRO

Lo primero que hay que hacer es reducir la luxación de hombro, es decir, volver a colocar la cabeza del húmero en su sitio. Esto se consigue llevando a cabo unas maniobras de tracción y rotación del brazo, que realizará un especialista. Después daremos paso a la inmovilización, en la mayoría de los casos por medio de un cabestrillo. Según la gravedad de las lesiones, la inmovilización durará de 2 a 3 semanas.

Hay que valorar el estado de todas las estructuras que rodean la articulación, ya que puede haber lesiones en cápsula, ligamentos, tendones, nervios, vasos sanguíneos, o incluso alguna fractura de hueso.

El tratamiento de fisioterapia que se llevará a cabo, puede dividirse en dos etapas:

Durante la inmovilización:

  • Aplicación de hielo y electroterapia para reducir el dolor.
  • Masaje y relajación de los músculos del hombro, brazo, cuello y tórax.
  • Ejercicios respiratorios para trabajar los costales superiores.
  • Trabajo activo con dedos, muñeca y codo.
  • Cuando sea posible, según el dolor, se empezará a trabajar estáticamente los músculos del hombro y omóplato, y se harán movilizaciones suaves de poca amplitud.

Después de la inmovilización:

  • Aplicación de calor, electroterapia y masaje.
  • Movilizaciones de amplitud progresiva, movimientos pendulares y en suspensión, para recuperar por completo el rango de movimiento.
  • Evitar movimientos de abducción y rotación externa del hombro (por ejemplo, gesto de alcanzar el cinturón del coche para ponérnoslo) durante al menos 3 semanas.
  • Fortalecimiento muscular y estabilización de la articulación del hombro.

En personas jóvenes y deportistas hay más riesgo de que el hombro se vuelva a luxar y se convierta en una articulación inestable, por lo que es muy importante que la gente propensa a sufrir este tipo de lesión se tome en serio el trabajo de fortalecimiento y estabilización del hombro, no sólo tras la luxación, sino como un entrenamiento habitual. Si a pesar de ello siguiera sufriendo luxaciones frecuentes, se nos plantearía la última opción, el tratamiento quirúrgico, en el que dependiendo del tipo de luxación, se llevan a cabo distintas técnicas para dejar el hombro más estable. Y posteriormente habría que recurrir al tratamiento de fisioterapia para recuperar la movilidad articular.

En Zaragoza realizamos este tipo de rehabilitaciones en nuestro centro de fisioterapia.

Otros artículos relacionados:

Tendinitis del manguito rotador

Fractura de clavícula

Bursitis

Luxación de la rótula

Entrena tu respiración

ENTRENA TU RESPIRACIÓN PARA MEJORAR TU RENDIMIENTO DEPORTIVO

Los músculos que intervienen en la respiración pueden entrenarse para mejorar tu rendimiento y evitar patrones posturales incorrectos.

Cuando realizamos alguna actividad física, el organismo necesita mayores cantidades de oxígeno, lo que supone un trabajo extra para la musculatura respiratoria. Además, los pulmones se adaptan al uso que se les dé. Una persona sedentaria puede tener una capacidad pulmonar de unos 4 litros, mientras que un deportista puede llegar a los 6’5l.

Unos músculos respiratorios en buenas condiciones puede resultar vital para la salud y resistencia del deportista durante los entrenamientos y ejercicio físico de alta intensidad.

Igual que entrenamos nuestros músculos cuando queremos ganar fuerza o velocidad, podemos mejorar nuestro sistema respiratorio trabajando la musculatura implicada y evitando patrones posturales incorrectos que no los dejen trabajar de manera adecuada . De este modo, podemos mejorar nuestro rendimiento general, ya que todos los músculos del cuerpo se nutrirán mejor y darán mejores resultados.

MÚSCULOS RESPIRATORIOS

Los músculos respiratorios tienen una función mecánica, la de expandir la caja torácica para favorecer la entrada de aire. Es un acto reflejo que nos permite vivir y pasa desapercibido, pero respiramos entre 20.000-25.000 veces al día.

Los músculos implicados son:respiracion

  • Diafragma: es el principal músculo respiratorio. Tiene forma de paraguas y se encuentra en la base de la caja torácica. Al contraerse permite la entrada de aire a los pulmones, por lo que interviene en la inspiración.
  • Intercostales: se encuentran entre las costillas. Los externos participan en la inspiración, y los internos en la espiración, es decir, en la salida del aire.
  • Escalenos, pectorales y trapecios: son músculos auxiliares que ayudan en la expansión de la caja torácica.
  • Abdominales: tanto los oblicuos, como el transverso y el recto. Crean una trama en la zona del abdomen, ayudando en la espiración, sobre todo cuando es forzada.

TIPOS DE RESPIRACIÓN

Cada ciclo respiratorio dura 4 segundos aproximadamente, pero el tiempo no se distribuye de igual manera en la inspiración y espiración, el aire tardaría en entrar unos 1’5 segundos, y en salir unos 2’5 segundos, por lo que la espiración es más larga.

Hay distintos tipos de respiración:

  • Respiración costal: intervienen los músculos más superiores, y consiste en expander la caja torácica.
  • Respiración diafragmática/abdominal: se involucra la musculatura abdominal y repercute en otras zonas como la zona lumbar.

Cuando realizamos actividades aeróbicas, como deportes de resistencia, debemos combinar ambas respiraciones, y hacerlas de una manera relajada y profunda.

Si estamos haciendo ejercicio anaeróbico, como pueden ser ejercicios de tonificación o musculación, es bueno combinar el ritmo de los ejercicios con la respiración: espiración en la fase concéntrica (contraer y acortar músculo) y espiración en la fase excéntrica (vuelta manteniendo la contracción y recuperar la longitud normal del músculo).

Para que os hagáis una idea de la mejora que se puede obtener simplemente teniendo un buen control de la respiración, una persona en reposo respira alrededor de 12 litros y un deportista unos 150l, en casos más extremos hasta más de 200l. Si se entrena la respiración se puede conseguir que entre más aire de una sola inspiración cansando menos a los músculos respiratorios y reduciendo la fatiga, además de hacer que el aire llene más los pulmones y se usen más zonas, haciendo el intercambio de gases en más alvéolos simultáneamente y consiguiendo más oxígeno.

En mi centro de fisioterapia de Zaragoza tratamos a muchos deportistas, y siempre intentamos concienciarles de la importancia que la respiración tiene en su rendimiento deportivo.

Otros artículos que te pueden interesar:

Síndrome de sobreentrenamiento

¿Cómo evitar sobrecargas musculares?

Pautas para un ejercicio sano y saludable

Lesión costal

Mareo tras el ejercicio

Tendinitis del manguito rotador

TENDINITIS DEL MANGUITO ROTADOR

¿Os suena lo del manguito de los rotadores? Es un conjunto de músculos que se encargan de hacer rotaciones del hombro y lo estabilizan. Las principales afecciones que aparecen en un hombro doloroso son tendinitis (inflamación del tendón) , bursitis (inflamación de la bursa, o bolsa serosa), o tenosinovitis (inflamación de la vaina que recubre el tendón). Hoy hablaremos en concreto de la tendinitis en esta zona.

MÚSCULOS QUE COMPONEN EL MANGUITO ROTADOR

El manguito está compuesto por cuatro músculos:

  • Supraespinoso: músculo pequeño que va desde la parte posterosuperior de la escápula (omóplato) hasta la zona superior de la cabeza del húmero. Su misión es iniciar la abducción del brazo (separarlo lateralmente), ayuda en los primeros 30º. Es famoso porque su tendón causa muchos problemas por poco espacio entre los dos huesos que le crean un canal de paso, húmero y acromion.
  • Infraespinoso: músculo más grande que va desde la parte posterior más inferior de la escápula hasta la parte posterior de la cabeza del húmero. Su función es hacer rotación externa de hombro principalmente.
  • Redondo menor: músculo pequeño que va junto al infraespinoso pero más externo, y tienen una función similar.
  • Subescapular: músculo más grande que ocupa la cara anterior de la escápula, quedando entre ésta y las costillas, y que va hacia la zona anterior de la cabeza humeral. Su función es hacer rotación interna de hombro.

tendinitis manguito rotadorLos músculos cuando llegan a la cabeza del húmero se convierten en tendones para insertarse en el hueso, y estos son precisamente los que producirán el dolor en caso de tendinitis.

En muchas lesiones de hombro que empiezan con un leve dolor, si no se tratan convenientemente, la evolución puede ser hacia hombro doloroso más agudo, incluso a hombro congelado.

SÍNTOMAS DE LA TENDINITIS DEL MANGUITO ROTADOR

Lo primero es determinar dónde está el problema, ya que puede ser un músculo o varios:

Si el tendón afectado es el del supraespinoso, los síntomas serán dolor en la parte externa del hombro, especialmente en la V deltoidea, donde acaba el deltoides, habrá dolor al separar el brazo, especialmente entre 60-90º de abducción.

Si es el infraespinoso o el redondo menor, aparecerá dolor al hacer abducción y rotación interna de hombro, y al intentar hacer rotación externa contra una resistencia.

Si es el subescapular dolerá al hacer rotación externa contrarrestada.

TRATAMIENTO DE LA TENDINITIS DEL MANGUITO ROTADOR

Una vez hemos detectado el problema, haremos el tratamiento indicado para cada caso. Desde el punto de vista de la Fisioterapia, se pueden usar técnicas como la masoterapia (masaje del músculo), cyriax (masaje transverso profundo de la zona tendinosa), aplicar ultrasonidos, electroterapia/electroacupuntura, etc. Y es importante hacer ejercicios activo-pasivos e isométricos, que serán distintos dependiendo del músculo afectado.

Si tienes dudas de poder sufrir esta patología o estás diagnosticado y quieres empezar la rehabilitación, en Fisioterapia Eva Tello Cadarso, en el centro de Zaragoza, podemos ayudarte.

Artículos relacionados que te pueden interesar:

Tendinitis

Tendinitis rotuliana

Tendinitis de la pata de ganso

Tendinitis de los extensores de los dedos de los pies

Pautas para un ejercicio sano y saludable

Luxación de hombro

Retención de líquidos

RETENCIÓN DE LÍQUIDOS

Nuestro cuerpo está compuesto en un 72% por agua y está constantemente equilibrando los niveles de líquido que tiene por medio del sistema linfático. Este es, al igual que el sistema circulatorio, con sus venas y arterias que llevan sangre, otra extensa red de conductos, en este caso compuesto por los ganglios y conductos linfáticos, que transportan un líquido llamado linfa, proveniente de la sangre y que regresa a ella.

FUNCIONES DEL SISTEMA LINFÁTICO

El sistema linfático es uno de los más importantes del cuerpo y, sin embargo, un gran desconocido para mucha gente. Realiza importante funciones a favor de la limpieza y la defensa del cuerpo. Cumple con cuatro funciones básicas:

  • Formar y activar el sistema inmunitario, las defensas del organismo.
  • Recolecta el “quilo” a partir del contenido intestinal, un producto que tiene un elevado contenido en grasas.
  • Mantener el equilibrio entre el líquido intravascular (dentro de los vasos sanguineos) e intracelular (dentro de las células), con el intersticial, es decir, el que se encuentra entre ambos, en los tejidos alrededor de las células.
  • Controla la cantidad de proteínas del intersticio, el volumen del líquido intersticial y su presión. Cuando tenemos más líquido intersticial es cuando podemos decir que tenemos retención de líquidos.

retencion liquidos

SÍNTOMAS DE LA RETENCIÓN DE LÍQUIDOS

Una vez que conocemos un poco más lo que es y para qué sirve el sistema linfático, vamos a ver cuáles son los síntomas si hay un desequilibrio en estas funciones y empezamos a acumular líquido: piernas pesadas o con dolor en épocas de calor, tobillos inflamados, manos hinchadas, aumento del peso corporal e incluso celulitis.

CAUSAS DE LA RETENCIÓN DE LÍQUIDOS

Las principales causas son:

  • Reacciones inflamatorias: por traumatismos o golpes, alergias…
  • Trastornos circulatorios: enlentecimiento del retorno sanguíneo y linfático, haciendo que el líquido vaya al intersticio.
  • Enfermedades de algunos órganos: hígado, riñón, corazón…
  • Sedentarismo: falta de actividad física, trabajos que obligan a permanecer sentado o de pie muchas horas seguidas…
  • Estrés: los nervios y angustia desequilibran el sistema hormonal
  • Medicamentos: hay determinados fármacos que favorecen la retención de líquidos, como los anticonceptivos orales, corticoides, antiinflamatorios…
  • Factores climáticos: el exceso de calor o los cambios de presión atmosférica pueden influir.

¿CÓMO EVITAR LA RETENCIÓN DE LÍQUIDOS?

Hay algunos factores sobre los que no podemos influir, pero podemos tener en cuenta ciertas cosas para evitar que esto ocurra, o intentar reducirlo:

  • Alimentación: es importante comer vegetales y fruta, algunos son especialmente drenantes, como los espárragos, alcachofas, cebolla, piña, etc. Además, habrá que controlar el consumo de sal y de grasas saturadas.
  • Beber: hay que beber bastante agua y líquidos a lo largo del día, unos 2 litros. Cuanta más agua recibe el cuerpo, entiende que no hay necesidad de “retener” por si más adelante no le dan, de modo que si casi no bebemos, el cuerpo la retendrá por si acaso le hace falta más adelante.
  • Infusiones: hay algunas plantas diuréticas como la cola de caballo o el diente de león.
  • Ejercicio moderado: activa la musculatura y por tanto la circulación.
  • Drenaje Linfático Manual: es una técnica de fisioterapia, un masaje terapéutico de baja presión, que activa el funcionamiento del sistema linfático superficial en la parte del cuerpo donde se haga.
  • Presoterapia: tratamiento que favorece el drenaje linfático y mejora la circulación por medio de la presión de aire secuencial dentro de unas botas, en el caso de las piernas. También se puede hacer en brazos y zona abdominal.
  • Vendajes o medias compresivas: especialmente indicados para gente que tiene que permanecer muchas horas de pie.

En nuestro centro de fisioterapia y fisioestética en Zaragoza encontrarás tratamientos para combatir la retención de líquidos, como el drenaje linfático manual o la presoterapia.

Otros artículos que te pueden interesar:

Calambres

Vendaje neuromuscular

Pautas para un ejercicio sano y saludable

Síndrome compartimental

Estiramientos

Inestabilidad de la rótula

INESTABILIDAD DE LA RÓTULA

Las afecciones en la articulación de la rótula con el fémur comprende numerosas variedades, que acaban derivando en una inestabilidad de la rótula.

TIPOS DE INESTABILIDAD DE LA RÓTULA

rótulaPueden ser displásicas, que hace referencia a un defecto en la superficie rotuliana, en la tróclea del fémur con la que articula, o en zonas musculo-tendinosas; o dismórficas, es decir, con alteraciones en la forma de las superficies articulares, que pueden provocar diversos desequilibrios en la rótula, entre los que distinguiremos:

  • Desequilibrios con desplazamiento de la rótula:
    • Luxación de la rótula: de la que ya hablamos en otro artículo “Luxación de Rótula”, y diferenciábamos si la luxación es por una lesión en los ligamentos, como esguinces, que hacen que no sujeten bien la rótula y ésta se desplace. En este caso con rehabilitación de fisioterapia podemos recuperarlo bien, o en algún caso acabar con subluxaciones recidivantes (siguiente apartado). Si algún ligamento se ha roto por completo, habría que recurrir a la cirugía y posteriormente a las sesiones de fisio.
    • Subluxación recidivante (repetitiva): en muchos casos su tratamiento acaba siendo quirúrgico si la persona es deportista. No obstante, en ciertos casos es suficiente un tratamiento conservador, sobre todo en pacientes que no realizan excesiva actividad.
  • Desequilibrios sin desplazamiento de la rótula:
    • Síndrome rotuliano o condropatía rotuliana: también hablé de esto en otro artículo, en el que se titula “condromalacia rotuliana”, que se caracteriza por cuatro signos:
      • dolores anteriores espontáneos o provocados, por ejemplo, al subir y bajar escaleras
      • vacilaciones en flexión
      • resaltos o enganches rotulianos
      • hidrartrosis (aumento del líquido de la articulación de la rodilla) y amiotrofia del cuádriceps (pérdida de la masa muscular), que lleva a una sensación de presión externa y puede estar asociado a que la rótula esté más elevada, en personas jóvenes y deportistas.

TRATAMIENTO DE LA INESTABILIDAD DE LA RÓTULA

En este caso deberá llevarse a cabo un tratamiento conservador para el dolor y estabilizador, que por lo general será suficiente. Si fracasa, se recurrirá a la cirugía, que puede ser estabilizadora (realineación), descompresiva, o para el cartílago.

La fisioterapia que se realice será siempre prudente y moderada, indolora, y sin exceso de resistencia. Además, si hay lesión del cartílago haremos contracciones isométricas (sin movimiento) para el fortalecimiento muscular. No obstante, el fisioterapeuta decidirá la evolución que debe seguir en el tratamiento dependiendo de cada caso. En Zaragoza, en Fisioterapia Eva Tello Cadarso podemos valorar tu caso y llevar a cabo la rehabilitación.

Otros artículos relacionados:

Luxación de la rótula

Condromalacia rotuliana

Tendinitis rotuliana

Vendaje de rodilla

Esguince de rodilla

Vendaje neuromuscular

Sacroileitis

SACROILEITIS

Bajo ese nombre tan raro se esconde una lesión que tal vez alguno haya tenido y no sabía qué era.

¿QUÉ ES LA SACROILEÍTIS?

La sacroileítis es una inflamación de la articulación sacroilíaca, es decir, la articulación entre el sacro y el hueso de la pelvis que se llama ilíaco. Tenemos dos articulaciones, una a cada lado del sacro, y esta inflamación puede producirse sólo en una o en las dos simultáneamente.

sacroileitisEstas articulaciones son la unión de la pelvis con la columna vertebral, y se estabilizan gracias a fuertes ligamentos que permiten poco movimiento del sacro, rotación anterior y posterior (nutación/contranutación).

La sacroileítis es difícil de diagnosticar mediante radiografía, ya que tarda en mostrarse. Mientras tanto, la articulación va irritándose y desgastándose.

CAUSAS DE LA SACROILEÍTIS

Las causas más comunes son:

  • Traumatismo: un impacto directo, una caída que fuerce la movilidad de alguna de estas articulaciones, o incluso los microtraumatismos en algún entrenamiento deportivo forzado, que solicite mucho esa zona.
  • Malas posturas: también influye mucho la estática de cada persona, las posiciones que adopta, y la forma que tiene de andar, sentarse, agacharse, etc.
  • Artrosis/artritis: cuando el cartílago de la articulación de va desgastando y aparece una reacción inflamatoria.
  • Embarazo: el peso que soportan las embarazadas en especial en los últimos meses de gestación, lo reciben las lumbares, arqueando más esa zona (aumenta la lordosis), lo que hace que el sacro tienda a rotar hacia delante, forzando las articulaciones sacroílíacas. Además los cambios hormonales afectan a los ligamentos, encargados de estabilizar estas articulaciones.

SÍNTOMAS DE LA SACROILEÍTIS

Los síntomas más comunes  son dolor en la zona del sacro, que puede ir hacia glúteo, cadera y pelvis, y se intensifica al estar mucho rato de pie; pérdida de movilidad (muchas veces dada por el dolor que provocan estos movimientos), y contracturas musculares en los músculos cercanos, como por ejemplo los piramidales o piriformes.

TRATAMIENTO DE LA SACROILEÍTIS

El tratamiento desde el punto de vista de la fisioterapia consistiría en acelerar el proceso de curación, calmar el dolor, relajar la musculatura, reeducar los movimientos y fortalecer bien la zona una vez esté recuperada. Al principio es importante no forzar las articulaciones, no levantar pesos, y dejar unos días la práctica deportiva.

Progresivamente, una vez el dolor haya remitido, se retomarán las actividades normales. Hay que tener cuidado de no confiarse, ya que puede haber una fase de mejora y si solicitamos más esa zona tener una recaída.

Desde Zaragoza podemos ayudarte con el tratamiento de fisioterapia en nuestra consulta.

Otros artículos relacionados:

Contractura muscular

Ciática Vs Síndrome del piramidal

Beneficios de tener un buen culo

Lumbalgia

Osteoporosis

Bursitis

Tendinitis rotuliana

TENDINITIS ROTULIANA

Las tendinitis de la rodilla en realidad no son afecciones graves, aunque sí pueden ser muy invalidantes, especialmente entre los deportistas, en quienes pueden acabar siendo crónicas. El dolor, bien localizado, aparece con las solicitaciones reiteradas del tendón lesionado.

CAUSAS DE LA TENDINITIS ROTULIANA

La tendinitis del tendón rotuliano es frecuente en el fortalecimiento del cuádriceps demasiado intenso y, sobre todo, demasiado dinámico; así como en los deportes que exigen saltos y apoyos repetidos sobre suelo duro, es por ello por lo que también esta lesión recibe el nombre de “rodilla del saltador”.anatomía de la rodilla

SÍNTOMAS DE LA TENDINITIS ROTULIANA

Dependiendo de la localización de la lesión hablaremos de tendinitis de inserción (dolor próximo a la rótula), y tendinitis del cuerpo del tendón (un poco más abajo, puede doler hasta la zona superior y anterior de la tibia).

La función del tendón rotuliano es la de transmitir la fuerza del cuádriceps hasta la tibia y permitir la extensión de rodilla. Es por ello, que cuando este tendón está lesionado provocará dolor siempre que lo solicitemos, como por ejemplo al agacharnos, al chutar un balón, al subir y bajar escaleras, al saltar, etc.

TRATAMIENTO DE LA TENDINITIS ROTULIANA

Lo primero que hay que hacer es reposo, en principio, una simple suspensión de los gestos nocivos, que probablemente sean los que nos han provocado la lesión, y provocan dolor al hacerlos. También sería conveniente ponerse una cintilla rotuliana por encima de la rótula, de esta manera tenderemos a descender la rótula y quitar tensión al tendón lesionado, o en algunos casos la cintilla se coloca sobre el tendón, por debajo de la rótula, para ejercer una presión sobre éste. Y además, deberemos hacer estiramientos de los flexores de rodilla.

Es importante hacer un estudio por si hubiese algún trastorno estático del miembro inferior, como una laxitud ligamentosa, sobrecarga de peso, mala adaptación del calzado, utilizar un material o técnica inadecuado, etc.

En casos en los que con el tratamiento básico no fuese suficiente, añadiremos un vendaje de contención flexible y haremos sesiones de fisioterapia trabajando la zona del tendón lesionado, así como el cuádriceps, para relajarlo y que no transmita tanta tensión al tendón.

La vuelta al deporte será progresiva, habiendo hecho antes ejercicios controlados para volver a fortalecer el cuádriceps de una manera segura, y que el tendón recupere las características adecuadas.

En Fisioterapia Eva Tello Cadarso en Zaragoza, tratamos muchos de estos casos. Y bajo nuestra experiencia, si se siguen las pautas dadas por el fisioterapeuta, la recuperación está asegurada.

Otros artículos relacionados:

Vendaje de rodilla

Esguince de rodilla

Rotura del LCA de rodilla

Rotura de meniscos

Inestabilidad de la rótula

Luxación de la rótula

Pierna de tenista

¿QUÉ ES LA PIERNA DE TENISTA?

La lesión de “pierna de tenista” se trata de una elongación o desgarro parcial de la unión musculo-tendinosa del gemelo interno.

Es una lesión relativamente frecuente, que se da sobre todo en personas de edad media, por lo que también hay gente que la llama “latigazo de los cuarentones”, aunque puede ocurrir en edades más jóvenes en sujetos poco y mal entrenados, principalmente al jugar al tenis, pero como bien sabemos, las lesiones deportivas aunque sean más típicas de un deporte, no son exclusivas de él.

SÍNTOMAS DE LA PIERNA DE TENISTA

Se caracteriza por un dolor brusco e intenso en la pantorrilla, asociado a una sensación de golpe desde detrás, o de chasquido. En los casos menos graves, por un calambre puntual localizado o tenaz, o por una sensación de desgarro no dolorosa.

Un signo muy característico que nos puede indicar que se trata de esta lesión es la marcha con el pie de puntillas y la rodilla flexionada.

pierna de tenista

MÚSCULOS AFECTADOS EN LA PIERNA DE TENISTA

Otro músculo clave en esta lesión es el plantar delgado. Éste es un músculo muy fino que parte de la parte posterior de la articulación de la rodilla y baja por detrás del gemelo hacia la parte posterior del talón, cerca del tendón de Aquiles. La función del plantar delgado es la de flexionar la rodilla y hacer flexión plantar de tobillo, pero de manera muy discreta, no es un músculo potente.

Y por otra parte, el sóleo, un músculo más grande y poderoso que se encuentra también por detrás de los gemelos y va desde debajo de la rodilla hasta el talón, haciendo flexión plantar de tobillo. Es el que participa activamente para que nos mantengamos de pie.

Cuando hay algún desgarro en el gemelo interno o el sóleo, o una rotura del tendón de Aquiles, puede derivar en dolor en el plantar delgado, o al forzar al correr o saltar podemos lesionar ese músculo en sí por un sobreesfuerzo, y dar lugar a la “pierna de tenista”.

TRATAMIENTO DE LA PIERNA DE TENISTA

Por lo general, el tratamiento es conservador: reposo, antiinflamatorios y fisioterapia. La cirugía se reserva para casos más graves en los que se llega a una desinserción del gemelo interno.

Por tanto, el tratamiento consistirá en un reposo relativo, es conveniente llevar durante unos días un poco más elevada la zona del talón, de 3 a 7cm, dependiendo de la gravedad. Iremos haciendo sesiones de fisioterapia para tratar directamente la lesión y acelerar su recuperación, y al mes se harán movilizaciones suaves, para ir estirando poco a poco los gemelos, el sóleo y el plantar delgado.

La reanudación progresiva del deporte se hará cuando sea posible ponerse de puntillas y dar pequeños saltos en esa posición sin que provoque dolor.

Para llevar a cabo el tratamiento nos encontrarás en Zaragoza, en Fisioterapia Eva Tello Cadarso.

Otros artículos relacionados:

Rotura del tendón de Aquiles

¿Cuándo debemos estirar?

Calambres

Tendinitis de la pata de ganso