Tendinitis del manguito rotador

TENDINITIS DEL MANGUITO ROTADOR

¿Os suena lo del manguito de los rotadores? Es un conjunto de músculos que se encargan de hacer rotaciones del hombro y lo estabilizan. Las principales afecciones que aparecen en un hombro doloroso son tendinitis (inflamación del tendón) , bursitis (inflamación de la bursa, o bolsa serosa), o tenosinovitis (inflamación de la vaina que recubre el tendón). Hoy hablaremos en concreto de la tendinitis en esta zona.

MÚSCULOS QUE COMPONEN EL MANGUITO ROTADOR

El manguito está compuesto por cuatro músculos:

  • Supraespinoso: músculo pequeño que va desde la parte posterosuperior de la escápula (omóplato) hasta la zona superior de la cabeza del húmero. Su misión es iniciar la abducción del brazo (separarlo lateralmente), ayuda en los primeros 30º. Es famoso porque su tendón causa muchos problemas por poco espacio entre los dos huesos que le crean un canal de paso, húmero y acromion.
  • Infraespinoso: músculo más grande que va desde la parte posterior más inferior de la escápula hasta la parte posterior de la cabeza del húmero. Su función es hacer rotación externa de hombro principalmente.
  • Redondo menor: músculo pequeño que va junto al infraespinoso pero más externo, y tienen una función similar.
  • Subescapular: músculo más grande que ocupa la cara anterior de la escápula, quedando entre ésta y las costillas, y que va hacia la zona anterior de la cabeza humeral. Su función es hacer rotación interna de hombro.

tendinitis manguito rotadorLos músculos cuando llegan a la cabeza del húmero se convierten en tendones para insertarse en el hueso, y estos son precisamente los que producirán el dolor en caso de tendinitis.

En muchas lesiones de hombro que empiezan con un leve dolor, si no se tratan convenientemente, la evolución puede ser hacia hombro doloroso más agudo, incluso a hombro congelado.

SÍNTOMAS DE LA TENDINITIS DEL MANGUITO ROTADOR

Lo primero es determinar dónde está el problema, ya que puede ser un músculo o varios:

Si el tendón afectado es el del supraespinoso, los síntomas serán dolor en la parte externa del hombro, especialmente en la V deltoidea, donde acaba el deltoides, habrá dolor al separar el brazo, especialmente entre 60-90º de abducción.

Si es el infraespinoso o el redondo menor, aparecerá dolor al hacer abducción y rotación interna de hombro, y al intentar hacer rotación externa contra una resistencia.

Si es el subescapular dolerá al hacer rotación externa contrarrestada.

TRATAMIENTO DE LA TENDINITIS DEL MANGUITO ROTADOR

Una vez hemos detectado el problema, haremos el tratamiento indicado para cada caso. Desde el punto de vista de la Fisioterapia, se pueden usar técnicas como la masoterapia (masaje del músculo), cyriax (masaje transverso profundo de la zona tendinosa), aplicar ultrasonidos, electroterapia/electroacupuntura, etc. Y es importante hacer ejercicios activo-pasivos e isométricos, que serán distintos dependiendo del músculo afectado.

Si tienes dudas de poder sufrir esta patología o estás diagnosticado y quieres empezar la rehabilitación, en Fisioterapia Eva Tello Cadarso, en el centro de Zaragoza, podemos ayudarte.

Artículos relacionados que te pueden interesar:

Tendinitis

Tendinitis rotuliana

Tendinitis de la pata de ganso

Tendinitis de los extensores de los dedos de los pies

Pautas para un ejercicio sano y saludable

Luxación de hombro

Tendinitis rotuliana

TENDINITIS ROTULIANA

Las tendinitis de la rodilla en realidad no son afecciones graves, aunque sí pueden ser muy invalidantes, especialmente entre los deportistas, en quienes pueden acabar siendo crónicas. El dolor, bien localizado, aparece con las solicitaciones reiteradas del tendón lesionado.

CAUSAS DE LA TENDINITIS ROTULIANA

La tendinitis del tendón rotuliano es frecuente en el fortalecimiento del cuádriceps demasiado intenso y, sobre todo, demasiado dinámico; así como en los deportes que exigen saltos y apoyos repetidos sobre suelo duro, es por ello por lo que también esta lesión recibe el nombre de “rodilla del saltador”.anatomía de la rodilla

SÍNTOMAS DE LA TENDINITIS ROTULIANA

Dependiendo de la localización de la lesión hablaremos de tendinitis de inserción (dolor próximo a la rótula), y tendinitis del cuerpo del tendón (un poco más abajo, puede doler hasta la zona superior y anterior de la tibia).

La función del tendón rotuliano es la de transmitir la fuerza del cuádriceps hasta la tibia y permitir la extensión de rodilla. Es por ello, que cuando este tendón está lesionado provocará dolor siempre que lo solicitemos, como por ejemplo al agacharnos, al chutar un balón, al subir y bajar escaleras, al saltar, etc.

TRATAMIENTO DE LA TENDINITIS ROTULIANA

Lo primero que hay que hacer es reposo, en principio, una simple suspensión de los gestos nocivos, que probablemente sean los que nos han provocado la lesión, y provocan dolor al hacerlos. También sería conveniente ponerse una cintilla rotuliana por encima de la rótula, de esta manera tenderemos a descender la rótula y quitar tensión al tendón lesionado, o en algunos casos la cintilla se coloca sobre el tendón, por debajo de la rótula, para ejercer una presión sobre éste. Y además, deberemos hacer estiramientos de los flexores de rodilla.

Es importante hacer un estudio por si hubiese algún trastorno estático del miembro inferior, como una laxitud ligamentosa, sobrecarga de peso, mala adaptación del calzado, utilizar un material o técnica inadecuado, etc.

En casos en los que con el tratamiento básico no fuese suficiente, añadiremos un vendaje de contención flexible y haremos sesiones de fisioterapia trabajando la zona del tendón lesionado, así como el cuádriceps, para relajarlo y que no transmita tanta tensión al tendón.

La vuelta al deporte será progresiva, habiendo hecho antes ejercicios controlados para volver a fortalecer el cuádriceps de una manera segura, y que el tendón recupere las características adecuadas.

En Fisioterapia Eva Tello Cadarso en Zaragoza, tratamos muchos de estos casos. Y bajo nuestra experiencia, si se siguen las pautas dadas por el fisioterapeuta, la recuperación está asegurada.

Otros artículos relacionados:

Vendaje de rodilla

Esguince de rodilla

Rotura del LCA de rodilla

Rotura de meniscos

Inestabilidad de la rótula

Luxación de la rótula

Pierna de tenista

¿QUÉ ES LA PIERNA DE TENISTA?

La lesión de “pierna de tenista” se trata de una elongación o desgarro parcial de la unión musculo-tendinosa del gemelo interno.

Es una lesión relativamente frecuente, que se da sobre todo en personas de edad media, por lo que también hay gente que la llama “latigazo de los cuarentones”, aunque puede ocurrir en edades más jóvenes en sujetos poco y mal entrenados, principalmente al jugar al tenis, pero como bien sabemos, las lesiones deportivas aunque sean más típicas de un deporte, no son exclusivas de él.

SÍNTOMAS DE LA PIERNA DE TENISTA

Se caracteriza por un dolor brusco e intenso en la pantorrilla, asociado a una sensación de golpe desde detrás, o de chasquido. En los casos menos graves, por un calambre puntual localizado o tenaz, o por una sensación de desgarro no dolorosa.

Un signo muy característico que nos puede indicar que se trata de esta lesión es la marcha con el pie de puntillas y la rodilla flexionada.

pierna de tenista

MÚSCULOS AFECTADOS EN LA PIERNA DE TENISTA

Otro músculo clave en esta lesión es el plantar delgado. Éste es un músculo muy fino que parte de la parte posterior de la articulación de la rodilla y baja por detrás del gemelo hacia la parte posterior del talón, cerca del tendón de Aquiles. La función del plantar delgado es la de flexionar la rodilla y hacer flexión plantar de tobillo, pero de manera muy discreta, no es un músculo potente.

Y por otra parte, el sóleo, un músculo más grande y poderoso que se encuentra también por detrás de los gemelos y va desde debajo de la rodilla hasta el talón, haciendo flexión plantar de tobillo. Es el que participa activamente para que nos mantengamos de pie.

Cuando hay algún desgarro en el gemelo interno o el sóleo, o una rotura del tendón de Aquiles, puede derivar en dolor en el plantar delgado, o al forzar al correr o saltar podemos lesionar ese músculo en sí por un sobreesfuerzo, y dar lugar a la “pierna de tenista”.

TRATAMIENTO DE LA PIERNA DE TENISTA

Por lo general, el tratamiento es conservador: reposo, antiinflamatorios y fisioterapia. La cirugía se reserva para casos más graves en los que se llega a una desinserción del gemelo interno.

Por tanto, el tratamiento consistirá en un reposo relativo, es conveniente llevar durante unos días un poco más elevada la zona del talón, de 3 a 7cm, dependiendo de la gravedad. Iremos haciendo sesiones de fisioterapia para tratar directamente la lesión y acelerar su recuperación, y al mes se harán movilizaciones suaves, para ir estirando poco a poco los gemelos, el sóleo y el plantar delgado.

La reanudación progresiva del deporte se hará cuando sea posible ponerse de puntillas y dar pequeños saltos en esa posición sin que provoque dolor.

Para llevar a cabo el tratamiento nos encontrarás en Zaragoza, en Fisioterapia Eva Tello Cadarso.

Otros artículos relacionados:

Rotura del tendón de Aquiles

¿Cuándo debemos estirar?

Calambres

Tendinitis de la pata de ganso

Tendinitis extensores dedos pie

TENDINITIS DE LOS EXTENSORES DE LOS DEDOS DE LOS PIES

En anteriores ocasiones, ya hemos hablado sobre la tendinitis, una inflamación (-itis) del tendón, la estructura fibrosa que une el músculo  con el hueso.

Pero en este caso vamos a hablar de la tendinitis que afecta a los tendones de los músculos extensores de los dedos de los pies.

EXTENSORES DE LOS DEDOS DE LOS PIES

extensores dedos pieSus tendones van desde la pierna por la zona anterior del tobillo y el empeine hasta insertarse en los dedos. Son los encargados de extender o estirar los dedos de los pies.

Los músculos que componen los extensores son: tibial anterior, extensor largo del dedo gordo, extensor corto del dedo gordo y extensor común de los dedos.

SÍNTOMAS

Los síntomas que tendremos serán dolor en la zona del empeine, dependiendo de los músculos que estén afectados, el recorrido del dolor puede ser más interno o externo y encontrarse más cerca de los dedos o más hacia el tobillo. Si por ejemplo se tratase de tendinitis del tibial anterior, el dolor podría subir hacia la pierna al andar. Además, al poner en tensión los tendones, doblando los dedos de los pies hacia abajo, también notaríamos dolor.

CAUSAS

Existen diversas causas que provocan la inflamación de estos tendones como, por ejemplo, llevar zapatos muy ajustados o apretarnos demasiado los cordones de las zapatillas. Si hacemos esto, estamos comprimiendo la zona donde se deslizan estos tendones y la presión provocará una irritación. Igual que si recibimos un impacto directo sobre el empeine, es posible lesionar los tendones por un traumatismo, como suele suceder en algunos deportes como el fútbol sala.

Otra de las causas es el sobreuso, si estamos entrenando más de la cuenta puede que los tendones acaben por decir basta, en casos en los que hemos estado de parón y retomamos la actividad sin hacerlo de una manera progresiva, o nos hemos lesionado el otro pie y al andar diferente sobrecargamos más algunos músculos.

Además, si cambiamos el terreno de entrenamiento puede influir. El correr en cuesta hace que se fuercen mucho más los extensores; si es cuesta arriba porque tendrán que tirar un poco más de los dedos para que no choquen con el suelo, y si es cuesta abajo, porque trabajan de manera excéntrica, es decir, los dedos de los pies tienen que ir hacia abajo, pero los músculos tiran desde arriba para controlar el movimiento, se contraen y se estiran simultáneamente, lo que genera mucha más tensión tanto en los músculos como en los tendones.

También existe la posibilidad de provocar una tendinitis por un sobreestiramiento de los tendones, es decir, imagina que vas andando descalzo y tropiezas con los dedos de los pies en algo, el pie sigue avanzando y los dedos se doblan más de la cuenta.

Como veis, son muchas las causas que pueden provocar esta tendinitis, así que tenedlas en cuenta, y si empezáis a notar molestias en el empeine no dudéis en tomar medidas cuanto antes.

TRATAMIENTO

Cómo curar la tendinitis de los extensores de los dedos de los pies

El tratamiento que se llevaría a cabo sería, para empezar permanecer en reposo, o dependiendo del grado, bajar el nivel de entrenamiento, y aplicar hielo en la zona de dolor, o hacer baños de contraste. Dependiendo de la causa, tendremos que tener en cuenta otras variantes, como no ponernos esos zapatos que nos apretaban, no ajustarse en exceso las zapatillas, tener cuidado de no darnos golpes o engancharnos los dedos, etc.

Desde el punto de vista de la fisioterapia, se haría un tratamiento específico para la tendinitis, es decir, tratar los tendones para bajar la inflamación, y trabajar también la musculatura implicada, en la zona de la pierna. Además habría que ir haciendo estiramientos progresivos sin dolor tanto de los músculos extensores, que están en la parte anterior de la pierna, como los de la parte posterior (gemelos, sóleo). En el Centro de Fisioterapia Eva Tello Cadarso en Zaragoza, podemos ayudaros a solucionar estas dolencias.

Una vez que el dolor haya cesado, se hará un fortalecimiento específico progresivo de los músculos de la pierna, y se volverá a la actividad con cuidado, siempre haciendo caso a nuestro cuerpo, que nos avisa con dolor cuando algo no va bien.

Otros artículos relacionados:

Tendinitis

Tendinitis del manguito rotador

Tendinitis rotuliana

Tendinitis de la pata de ganso

Síndrome del sobreentrenamiento

Rotura del tendón de Aquiles

Aplicaciones del hielo

Epicondilitis

CODO DE TENISTA – EPICONDILITIS

La epicondilitis o, más comúnmente conocida como “codo de tenista” es muy común dentro del mundo deportivo. Especialmente aparece con la práctica de deportes como el tenis, pádel, squash… En definitiva, cualquier deporte de raqueta. No obstante, también puede aparecer por una patología traumática pura, por caída o un golpe directo sobre el codo, como puede ocurrir en deportes de contacto.

También hay determinados trabajos que pueden favorecer su aparición, si requieren movimientos repetitivos o microtraumatismos reiterados, como por ejemplo vibraciones.

La epicondilitis se caracteriza por dolor en la zona externa del codo, sobre el epicóndilo, una zona ósea prominente que forma parte del húmero, en su zona más distal.

epicondilitisEsta lesión está provocada por movimientos repetitivos de extensión de muñeca y supinación del antebrazo (giro de antebrazo para que quede la palma de la mano hacia arriba). Esto hace que se produzca un sobreagotamiento de los músculos del antebrazo que se insertan en esa zona del codo, dando lugar a microroturas a nivel del tendón de determinados músculos, como por ejemplo el extensor radial corto del carpo o segundo radial.

A su vez, el periostio (la capa que recubre el hueso) se inflama en la zona de inserción, e incluso sufre pequeños arrancamientos por esas contracciones repetidas de los músculos del antebrazo.

Los síntomas que aparecen son dolor en la zona externa del codo, que aumenta progresivamente y se irradia por el antebrazo hacia el dorso de la mano, y se acentúa al hacer pronosupinación (girar el antebrazo a un lado y a otro) y extender la muñeca, al coger con la mano cosas  que pesen ligeramente, y al palpar la zona del tendón y los músculos implicados.

Para empezar, el tratamiento consistiría en guardar reposo, pero de una manera relativa, es decir, evitando los gestos que producen dolor y, si la causa fuera el deporte, dejándolo durante al menos 2-3 semanas.

Empezaremos también con el tratamiento de fisioterapia, haciendo masaje para relajar los músculos del antebrazo y disminuir la tensión que llega al tendón y a la inserción, y cyriax (masaje transverso profundo) en la zona del tendón para estimular su recuperación. Utilizaremos otras técnicas de rehabilitación como ultrasonidos, electroterapia, agujas, etc. Y sería conveniente poner hielo para controlar la inflamación, en caso de que esté en esa fase. En Zaragoza podemos ayudarte en mi centro de fisioterapia.

Si fuera necesario, se puede recurrir a alguna contención flexible, tipo vendaje o kinesiotape. Y debemos hacer estiramientos de los músculos del antebrazo, y cuando desaparezca el dolor, empezar con ejercicios progresivos de fortalecimiento, de manera que equilibremos la fuerza de los flexores y extensores de muñeca.

Por último, debemos observar cuál es la posible causa de la aparición de la lesión. Si fue por un traumatismo, simplemente hay que recuperarse, si se debiera a un mal gesto al usar la raqueta o un mal hábito en el trabajo, habría que corregirlo.

Otros artículos relacionados:

Tendinitis

Bursitis

Aplicaciones del hielo

Contractura muscular

Traumatismos de la mano

Pautas para un ejercicio sano y saludable

Tendinitis pata de ganso

TENDINITIS DE LA PATA DE GANSO

En  otro artículo estuve hablando de la tendinitis en general, una lesión que consiste en la inflamación del tendón, esa estructura fibrosa que une el músculo al hueso. Este artículo lo voy a dedicar a la tendinitis de la “pata de ganso”. Muchos os preguntaréis ¿qué es eso?

Se trata del conjunto de tendones que se insertan en la zona interna de la rodilla, que vienen de tres músculos del muslo, el semitendinoso, el recto interno y el sartorio.

pata de gansoEl semitendinoso es un isquiotibial, va por la parte postero-interna del muslo y es flexor de rodilla y extensor de cadera.

El recto interno es un aductor, va por la parte interna del muslo y es flexor de rodilla y aductor de cadera (llevar la pierna para dentro).

El sartorio va desde la parte externa de la cadera hasta la zona interna de la rodilla, cruzando el muslo en diagonal, y es flexor de rodilla y abductor (separador) y rotador externo de cadera.

Esta lesión es una de las más molestas a la hora de correr. El dolor comienza a sentirse en la zona interna de la rodilla, sobre todo al dar grandes zancadas, y si no se le da importancia y se sigue entrenando, lo más probable es que la intensidad del dolor vaya aumentando progresivamente hasta que acabe doliendo en actividades cotidianas del día a día.

Lo primero que hay que hacer es analizar la posible causa, y ver si el problema viene de un solo músculo, o los demás también están afectados.

El tratamiento consistiría en relajar los músculos que nos estén dando problemas, aunque tampoco está de más darle un repaso a los tres, para evitar tensiones en la zona de inserción de los tendones. Además de estirarlos bien, algo importantísimo para volver a recuperar la longitud normal del músculo y dar un respiro al tendón.

También haríamos tratamiento específico de los tendones, es decir, la pata de ganso, para reducir la inflamación y acelerar el proceso de curación.

Si tienes alguna molestia, lo mejor es acudir a un centro de Fisioterapia para valorar la lesión y ver si hace falta tratamiento. Desde Zaragoza podemos ayudarte.

 

Otros artículos relacionados:

Tendinitis

Tendinitis rotuliana

Tendinitis de los extensores de los dedos de los pies

Inestabilidad de la rótula

Condromalacia rotuliana

Rotura del tendón de Aquiles

ROTURA DEL TENDÓN DE AQUILES

En ocasiones, a causa de una contracción muscular brusca del gemelo/sóleo, que acaban en el tendón de Aquiles, o de un traumatismo sobre el tendón, éste puede romperse por completo, ya sea porque estaba previamente lesionado por microtraumatismos que produjeron una tendinosis o estando totalmente sano.

tendon aquilesEl tendón de Aquiles es un tejido fibroso que une los músculos gemelos y sóleo al calcáneo, el hueso que forma el talón. El 75% de los casos de rotura se da en deportistas, especialmente en varones, siendo más común en personas adultas que hacen deporte como ocio y no calientan adecuadamente, y suele localizarse unos centímetros por encima de la inserción calcánea.

Se manifiesta por un crujido o chasquido audible y dolor agudo, algunos lo describen como “una pedrada”. Tras la lesión se puede seguir caminando, aunque cojeando, ya que seremos incapaces de hacer flexión plantar o ponernos de puntillas y cambiará el apoyo. A continuación aparecerán otros síntomas como inflamación, hematoma y una depresión transversal a nivel del tendón, es decir, una pequeña zona hundida donde se ve la discontinuidad del tendón.

En los casos de rotura completa, el tratamiento debe ser precoz, y será quirúrgico, frecuentemente consiste en una sutura simple. Después habría que colocar un yeso durante 5-6 semanas, pudiendo apoyar el pie pasados unos 15 días.

Mientras se lleva el yeso debemos empezar ya con la rehabilitación, haciendo masaje circulatorio del muslo, fortaleciendo cuádriceps e isquiotibiales (músculos del muslo), también se trabajará con contracciones estáticas el tríceps (gemelos + sóleo) y los músculos plantares (de la planta del pie), moveremos los dedos del pie y cuando veamos conveniente empezaremos con la marcha con muletas.

Una vez que se ha quitado el yeso, normalmente el médico pone una cuña (alzas) en el talón para que el tendón no se estire demasiado. La altura de esta cuña se irá disminuyendo progresivamente durante los 2 meses siguientes, para que el tendón recupere su longitud habitual poco a poco. Mientras tanto, empezaremos con otro tipo de rehabilitación más específica:

  • Masaje drenante de la pierna, y durante algún tiempo añadiremos también alguna contención elástica, tipo tobillera, calcetines compresivos…
  • Masaje de la cicatriz y movilización de posibles adherencias
  • Continuaremos con el trabajo muscular del muslo: cuádriceps, isquiotibiales, etc.
  • Fortalecimiento muscular contra resistencia de los flexores dorsales (los músculos que mueven el tobillo llevando la punta del pie hacia arriba), haciendo un recorrido cada vez más amplio para que los gemelos y el sóleo se vayan estirando de manera progresiva.
  • Electroterapia para recuperar la masa muscular y reclutar todas las fibras musculares y recuperar poco a poco la fuerza de los gemelos y sóleo.
  • Fortalecimiento muscular progresivo de gemelos y sóleo.

Pasados los 3 meses de recuperación, haremos ejercicios de propiocepción (equilibrios), andaremos sobre distintos terrenos y dependiendo de la evolución que haya llevado, pasados unos 6 meses después de la lesión se empezará con los esfuerzos y la práctica deportiva.

Así que ya veis, si os ocurriera esto, es una recuperación lenta y progresiva, en la que hay que tener bastante paciencia y perseverancia.

Si estás en Zaragoza y necesitas este tipo de tratamiento, en Fisioterapia Eva Tello Cadarso podemos ayudarte.

Otros artículos relacionados:

Tendinitis

Tendinitis de los extensores de los dedos de los pies

Pie plano

Fascitis plantar

Síndrome compartimental

Aplicaciones del hielo

Tendinitis

TENDINITIS

Todos hemos oído hablar de la tendinitis, ya que es una lesión muy común dentro del mundo deportivo. Hoy vamos a hablar más en profundidad de ella, y comentaremos cuáles son las que más afectan a los futbolistas en concreto.

La tendinitis, como su propio nombre indica, es una inflamación (-itis) del tendón, la estructura fibrosa que une el músculo con el hueso.

Últimamente se han hecho estudios que hablan de que es más correcto llamarlo “tendinosis” en vez de “tendinitis” ya que han demostrado que no se trata de un proceso inflamatorio como tal, sino de un proceso degenerativo que afecta a la estructura interna del tendón.

Normalmente esta patología aparece por sobreuso, ya que se somete al tendón a un exceso de trabajo durante períodos prolongados de tiempo. Los síntomas que aparecen son dolor y sensibilidad a lo largo del tendón, especialmente cerca de la articulación. El dolor es más intenso cuando está frío, es decir, por la mañana cuando nos levantamos o cuando llevamos un rato sin moverlo; y empeora al contraer el músculo o estirarlo.

Los tendones de los músculos que se ven más afectados en la práctica del fútbol son: tendón rotuliano, tendón de Aquiles, y los tendones de la musculatura aductora (pubalgia, de la que ya hablamos).

La tendinitis rotuliana (o rodilla del saltador) suele aparecer por forzar más de la cuenta en acciones de frenado. El dolor aparece justo debajo de la rótula, y se intensifica al subir y bajar escaleras, correr o saltar.

tendinitisLa tendinitis aquilea puede aparecer por distintos motivos, pero el hecho de correr suele ser el desencadenante. El dolor aparece en la parte posterior de la pierna, detrás de la articulación del tobillo y a veces zona del talón. Se intensifica al ponernos de puntillas.

La importancia de iniciar el tratamiento a tiempo es vital para minimizar el riesgo de cronificar la lesión.

El objetivo del tratamiento es aliviar el dolor y reducir la inflamación, mejorando la calidad del tejido. Es primordial guardar reposo durante unas semanas, por lo menos sin practicar el ejercicio que nos lo ha provocado, para no repetir los mismos gestos lesivos.

En las primeras fases podemos aplicar hielo para controlar la inflamación, y cuanto antes empezar con las sesiones de fisioterapia (ultrasonidos, electroterapia, masaje, cyriax, gancheo, etc)

Debemos hacer ejercicios de fortalecimiento del músculo en el que tengamos la tendinitis de manera progresiva, y hacer estiramientos hasta el límite del dolor, notando solo tensión (el dolor siempre nos avisa de que no debemos ir más allá). De esta manera iremos ganando flexibilidad en el músculo y el tendón, quitando tensión a éste último.

La vuelta a la actividad debe ser de manera progresiva. Para prevenir la aparición de tendinitis debemos evitar gestos repetitivos o que superen nuestra capacidad, mantener los músculos fuertes y flexibles y calentar siempre antes de hacer ejercicio, y recuperar después.

En Zaragoza nos encontrarás en Fisioterapia Eva Tello Cadarso para poder realizarte el tratamiento oportuno.

Otros artículos relacionados:

Tendinitis de la pata de ganso

Tendinitis de los extensores de los dedos de los pies

Tendinitis rotuliana

Tendinitis del manguito rotador

Rotura del tendón de Aquiles

Aplicaciones del hielo