¿Qué es la trocanteritis o bursitis de cadera?

La troncanteritis o bursitis de cadera es una inflamación de la bursa que protege el trocánter. También se le conoce como síndrome doloroso del trocánter mayor (GTPS) ya que da lugar a un conjunto de síntomas dolorosos localizados en la cara lateral de la cadera. Es muy probable que venga acompañado de una irradiación lateral que se extiende hasta la rodilla.

Para entender qué es la trocanteritis primero explicaré brevemente algo de anatomía.

El trocánter es una protuberancia ósea situada en la parte superior y lateral del fémur, donde se insertan los tendones de músculos de la cadera, sobre todo glúteo medio y glúteo menor.

Para proteger a estos tendones del roce con el hueso existe una bolsa serosa o bursa, llamada bursa trocantérea, que tiene líquido sinovial en su interior y cuando se necesita una protección extra aumenta la cantidad de líquido en su interior.

La trocanteritis aparece cuando hay una inflamación de la parte lateral de la cadera debido a la inflamación de los tendones que se insertan en el trocánter y/o de la bursa trocantérea.

¿Cómo se produce la trocanteritis o bursitis de cadera?

Existen distintas causas para que produzca la trocanteritis de cadera:

  • Uso excesivo, movimientos repetitivos o tensión de los músculos de la cadera al hacer ejercicio o estar de pie durante períodos prolongados de tiempo
  • Lesión por impacto directo en la cadera, como al sufrir una caída de lado
  • Tener sobrepeso
  • Asimetría de miembros inferiores: tener una pierna más larga que la otra
  • Espolones óseos en la cadera
  • Artritis
  • Problemas dolorosos en el pie o rodilla, que hagan cambiar la manera de caminar y provoquen una sobrecarga a nivel de la cadera
  • Desequilibrio muscular que añade más tensión alrededor de los músculos de la cadera, como en los glúteos o tensor de la fascia lata
  • Problemas de la columna vertebral
  • Cirugías previas de cadera

¿Cuáles son los síntomas de la trocanteritis o bursitis de cadera?

Las personas que sufren trocanteritis acusan dolor lateral de cadera que se intensifica al mover la articulaciónpasar de sentado a de pie y al cargar el peso sobre esa pierna. En algunos casos este dolor es difuso (puede irradiarse hacia la rodilla o pelvis), mientras que en otros casos este dolor es muy localizado, punzante e intenso sobre la bursa afectada. La inflamación de la bursa en la articulación de la cadera suele ir acompañada de enrojecimiento e hinchazón visibles desde el exterior.

Algunos de los síntomas de bursitis de cadera son:

  • Dolor constante en la cara lateral de la cadera que puede irradiarse por el muslo y hasta la rodilla y se intensifica con el movimiento.
  • Dolor a la palpación de la región lateral de la cadera.
  • Sentir calor y aumento de la temperatura en la zona afectada.
  • Sensación de chasquidos en la región lateral de cadera durante la marcha. Al haber inflamación los tendones hacen un resalte.
  • Limitación de movimiento de la articulación de la cadera.
  • Dificultad para subir escaleras o incorporarse al estar sentado por la presencia de dolor.
  • Posibles alteraciones del sueño por dolor a la presión sobre la zona lateral de la cadera al intentar dormir de lado.
  • Dolor lumbar debido a las compensaciones que se adoptan para evitar la aparición de dolor.

¿Cuál es el mejor tratamiento para la trocanteritis o bursitis de cadera?

Yo siempre soy partidaria del tratamiento conservador:

  • Reposo: no tiene porqué ser absoluto, pero sí hay que dejar de realizar aquellas actividades causantes de dolor.
  • Fisioterapia: es muy importante acudir a un profesional en fisioterapia para la rehabilitación de la trocanteritis de cadera. El fisioterapeuta puede aplicarte un tratamiento específico para disminuir la inflamación, relajar la musculatura que se inserta en el trocánter para evitar tensión en la zona y permitir que recupere el equilibrio. Además, te enseñará ejercicios de bajo impacto para fortalecer la musculatura de las caderas, mejorar la flexibilidad y rango articular, para que la mejora se mantenga en el tiempo y evitar recidivas.
  • Antiinflamatorios (AINEs): fármacos con efectos antiinflamatorios como el ibuprofeno pueden ayudar a aliviar el dolor y controlar la inflamación de la bursa. Esto no ayudará a curar la patología, pero controlará el proceso inflamatorio de manera puntual, mientras se pone solución.
  • Infiltración con corticoides: En los casos de dolor muy agudo se puede recurrir a esta opción para disminuir la inflamación de una manera más rápida, pero de nuevo estamos trabajando sobre el síntoma del dolor, pero no nos llevará a la curación de la patología.

Tratamiento para la trocanteritis o bursitis de cadera.

 

¿Cómo se puede prevenir la trocanteritis o bursitis de cadera?

Como comentaba antes, me parece muy importante acudir a un fisioterapeuta para la resolución de esta lesión, ya que además de tratar la zona para eliminar los agentes causantes de la patología y el dolor, puede darte las pautas necesarias para evitar que vuelvas a caer en los mismos errores y la inflamación vuelva a aparecer pasado un tiempo.

De manera general, para prevenir la bursitis de cadera tenemos que:

  • Evitar deportes de impacto directo sobre la zona lateral de cadera como los porteros, que para parar la pelota se tiran al suelo.
  • No realizar actividades repetitivas con la cadera o mejorar la técnica, como ir en bici, subir y bajar escaleras, agacharse…
  • Evitar actividades que sobrecarguen los músculos que rodean la cadera, en especial los glúteos medio y menor.
  • Evitar el sedentarismo y realizar ejercicio físico moderado para mantener la fuerza y flexibilidad de los músculos y un buen rango de movilidad articular.
  • En caso de presentar dismetría de los miembros inferiores, utilizar plantillas que compensen la diferencia entre ambas piernas.
  • En caso de sobrepeso u obesidad, además de hacer ejercicio físico, coger buenos hábitos y llevar una alimentación saludable.

¿Te ha parecido interesante este artículo? ¡Compártelo en redes sociales con tu familia y amigos!