Dolor en el músculo trapecio

¿Quién no ha sentido alguna vez la zona del cuello hasta los hombros cargada? El dolor en el músculo trapecio es uno de los motivos más comunes de consulta por dolor de espalda. Muchas horas frente a un ordenador, trabajos que impliquen mantener la cabeza ligeramente inclinada hacia delante, malas posturas, estrés… El estilo de vida que llevamos hoy en día parece que nos lleva a cargar los trapecios.

¿Dónde se encuentra el trapecio?

El trapecio es un músculo que se encuentra en la zona superior de la espalda. Es bastante extenso, tiene forma triangular abarcando desde el hueso occipital en el cráneo hasta el final de la columna dorsal (última vértebra torácica), y llegando hasta el acromion en el hombro. Si observamos ambos trapecios podemos ver la forma de un rombo.

dolor en el músculo trapecio

¿Qué es el músculo trapecio?

El trapecio es un músculo aplanado que ocupa una gran extensión en la espalda. Cada uno se divide en tres porciones:

  • Trapecio superior: va del occipital y cuello hacia el hombro, con una dirección descendente. Se encarga de elevar los omóplatos y rotar e inclinar el cuello.
  • Trapecio medio: de la zona dorsal alta hacia el hombro, con una dirección más horizontal. Permite que los omóplatos puedan moverse hacia atrás y ayuda a estabilizar los hombros en algunos movimientos del brazo.
  • Trapecio inferior: de la zona dorsal baja hacia el hombro, con una dirección ascendente. Ayuda a llevar los omóplatos hacia abajo.

¿Qué causa dolor en el músculo trapecio?

Es muy común encontrar contracturas musculares en el trapecio, en especial en el trapecio superior.

Hay mucha gente que simplemente por el hecho de estar estresados eleva ligeramente los hombros. Esta acción prolongada en el tiempo lleva a la fatiga muscular y tarde o temprano esa sobrecarga derivará en contracturas. Cuando esta elevación de hombros tiene lugar día tras día, la hipertonía del trapecio puede dar lugar a dolor en la zona en reposo, a la presión, cefalea tensional…

De igual manera, si tenemos algún hábito postural que nos obligue a mantener alguna otra porción del músculo en contracción constante, ya sea por mala postura, movimientos repetitivos durante la jornada laboral o por la práctica de algún deporte, el dolor puede aparecer en el trapecio medio o trapecio inferior.

Dolor crónico en el trapecio

Si estos malos hábitos o gestos necesarios en el desarrollo de nuestra actividad se realizan durante meses o incluso años, es muy probable que nuestro dolor de trapecio se vuelva crónico. El músculo ha aumentado su tono (contracción base) de manera constante y a poco esfuerzo que se realice puede dar lugar a la aparición de sintomatología leve o incluso llegar a un espasmo muscular fuerte, dando lugar a una tortícolis.

Síntomas de contractura en el trapecio

Existen distintos grados de gravedad cuando aparecen contracturas, todo depende del nivel de hipertonía del músculo y de si esa contractura está comprimiendo algún nervio o no.

Los síntomas en un estado leve-moderado pueden ser:

Tensión en el cuello

Acentuando la sensación de dolor en la parte posterior del cuello y el recorrido hacia los hombros a lo largo del día.

Pesadez de columna

El trapecio abarca toda la zona cervical y dorsal de la columna, por lo que cuando este músculo está tenso puede dar sensación de rigidez en la columna vertebral.

Sensibilidad aumentada

Siempre que hay una contractura podemos localizar en esta un punto gatillo, que es el punto de máxima contractura que nos hará sentir un dolor más agudo al presionarlo, incluso dar un dolor referido en la distancia. Por ejemplo, al apretar en mitad del músculo trapecio, sentir dolor en la zona de inserción de este en el occipital.

Cefalea tensional

Esa tensión muscular se transmite hasta la inserción del músculo en el hueso, en este caso el occipital, lo que desencadena tensión en otras estructuras circundantes a través de las fascias, un tejido conectivo que recubre y conecta todos los músculos. Es muy común sentir dolor en la zona del occipital y en las sienes.

📍 Hace tiempo escribí un artículo que te puede interesar. Entra aquí e infórmate sobre todo lo relacionado con la cefalea tensional.

Cuando nos encontramos con un espasmo muscular en estado agudo, es decir, con una tortícolis, además añadimos otros síntomas como:

Limitación de la movilidad del cuello

El trapecio es un músculo muy importante para mover el cuello, por lo que si tenemos un espasmo muscular a este nivel, cada vez que queramos rotar, inclinar, flexionar o extender el cuello sentiremos dolor, más agudo en los movimientos en los que interviene el trapecio del lado lesionado. Ese dolor será el que nos impida avanzar en el movimiento.

Asimetrías

Al estar afectado sólo un lado, normalmente ese hombro queda más elevado o el cuello ligeramente inclinado debido al acortamiento del músculo trapecio durante el espasmo. Además, aumenta su grosor por lo que podemos ver un lado más inflamado que el otro.

Pérdida de fuerza

A veces puede dar sensación de que no somos capaces de sujetar la cabeza en su sitio, incluso puede aparecer temblor. En esos casos, puede recurrirse a un collarín para permitir al músculo estar en reposo.

Tratamientos para aliviar el dolor del músculo trapecio

Una vez tenemos sobrecarga en el trapecio, lo ideal es acudir a tu fisioterapeuta para que te haga una valoración, te de las pautas que se ajusten específicamente a tu caso y se ponga manos a la obra con el tratamiento.

Infórmate aquí sobre las técnicas que pueden utilizarse para aliviar el dolor del músculo trapecio

Información para aliviar el dolor en el trapecio.

No obstante, puedes intentar aliviar el dolor a través de distintas técnicas:

Tratamiento de puntos gatillo

Puedes localizar los puntos más dolorosos en cualquiera de las tres porciones del trapecio y mantenerla presionada durante varios segundos hasta que sientas que el dolor va remitiendo. También puedes hacerlo tumbándote sobre una pelota pequeña y que tu propio peso ejerza esa presión sin necesidad de hacer fuerza.

Aplicar calor

Siempre que un músculo tiene hipertonía es aconsejable aplicar calor, ya sea con agua caliente, con una manta eléctrica, un saco de semillas o bolsa de gel calentados en el microondas, con infrarrojos, diatermia

Esto ayudará a relajar el músculo y facilitar que recupere su elasticidad.

Estiramientos

Es aconsejable estirar el trapecio una vez esté caliente y llegando siempre hasta el límite previo al dolor. Tenemos que sentir tensión pero no debemos llegar al punto de dolor que haga que nos protejamos de manera innata contrayendo el músculo.

Masaje descontracturante

Siempre realizado por un profesional. Nos ayudará a normalizar el tono muscular y recuperar la funcionalidad del trapecio.

Otras técnicas que puede realizar un fisioterapeuta y favorecerán la recuperación son la punción seca, electroterapia, movilizaciones osteopáticas, pauta de ejercicios de movilización, estiramiento y fortalecimiento posterior, corrección postural, etc.

Tiempo de recuperación

El tiempo de recuperación dependerá de la gravedad, no es lo mismo si hablamos de una ligera sobrecarga por algo que se ha hecho de manera puntual, a una persona que lleva años con contracturas en los trapecios por movimientos repetitivos en su trabajo o una persona que se ha “quedado clavada” al girarse de repente.

El de mejor pronóstico será el que esa contractura viene dada por haber realizado una actividad a la que no estamos acostumbrados y no vamos a realizar en un futuro. Con tratamiento en una sola sesión puede ser suficiente para irse sin dolor y que no vuelva a aparecer.

Si se trata de una persona con dolor crónico desde hace años, con dolor referido, cefalea tensional… es posible que necesite cambiar hábitos en su vida para poder deshacerse del problema, además de tratarse al principio de manera regular, para descargar ese músculo a un ritmo más rápido del que sus malos hábitos hacen que se vuelva a cargar.

En los casos de tortícolis los síntomas pueden durar varios días, pero con tratamiento y cuidado, puede remitir en unos 3 días, aunque dependerá mucho de cada persona.

Prevenir el dolor de espalda, cuello y cabeza

  • Tener buenos hábitos posturales
  • Ir bien estirado (creciendo desde la coronilla)
  • Tener la costumbre de estirar para recuperar nuestros músculos, ya sea tras el ejercicio, el trabajo o simplemente para evitar que nuestros músculos se vayan acortando
  • Practicar deporte de manera regular que tonifique nuestros músculos de una manera homogénea

En cuanto a este último punto,  no pasa nada por practicar deportes potencialmente lesivos como el golf o el tenis, en los que se realizan siempre gestos muy repetitivos, siempre y cuando estos vayan acompañados de otro ejercicio más saludable como el PilatesYoga o natación, en los que se tonifica, estira y mejora la postura y la respiración.

Desde luego, como siempre digo a mis pacientes,

Es mucho mejor prevenir que curar

 

¿Te ha parecido interesante este artículo? ¡Compártelo en redes sociales con tu familia y amigos!

Hiperlordosis lumbar

A veces la gente habla de “culo pito”, y suele coincidir que la gente que tiene la zona del culo más prominente viene dado por la hiperlordosis lumbar.

¿Qué es la hiperlordosis lumbar?

La hiperlordosis lumbar consiste en un aumento de la curva lumbar fisiológica. Es una de las alteraciones más comunes en la columna vertebral. Si vemos la espalda de perfil, deberíamos ver ciertas curvas que se consideran normales, cuando alguna se ve aumentada, es cuando pueden aparecer problemas.

La columna la dividimos en cuatro partes:

  • Cervical: zona del cuello, en la que deberíamos ver una lordosis, es decir, se mete para dentro.
  • Dorsal: zona del tórax, en la que debe haber cifosis, es decir, salir hacia fuera.
  • Lumbar: zona media-baja de la columna, en la que debería haber de nuevo una lordosis.
  • Sacra: zona más baja de la espalda, donde debe haber también cifosis.

En este artículo nos centraremos en la hiperlordosis lumbar, que indica un aumento de la curva que se consideraría normal en esa zona.

hiperlordosis lumbar

Causas de la hiperlordosis lumbar

Puede venir dada de manera congénita o constitucional, o ser una hiperlordosis de actitud, por un incorrecto equilibrio de la pelvis (a menudo por insuficiencia abdominal) que se fija progresivamente. Suele compensarse con un aumento de la cifosis dorsal, o viceversa, ser en sí misma una actitud de compensación de una cifosis importante. También es muy común durante el embarazo, por el peso de la barriga en la zona anterior.

Síntomas de la hiperlordosis lumbar

Los síntomas que pueden aparecer son los típicos de una lumbalgia, dolor en esa región que posiblemente se acentúe al estar prolongados periodos de tiempo de pie, o hacer esfuerzos como levantar peso.

Tratamiento para la hiperlordosis lumbar

El tratamiento general desde el punto de vista de la fisioterapia consistiría en aplicar calor en la zona, dar masaje, hacer estiramientos, y puede usarse cualquier técnica para calmar el dolor. Para corregir esa curva aumentada de la columna, debemos seguir unas pautas de educación postural en todas las posturas, tumbado, sentado y de pie.

Debemos ser conscientes del movimiento de la pelvis de anteversión y retroversión, es decir, bascular la pelvis adelante y atrás. Simplemente con el hecho de mantener el abdominal algo contraído hará que la pelvis vaya a retroversión y se aplane un poco la zona lumbar.

El método Pilates es muy bueno para este tipo de situaciones, ya que trabaja mucho este movimiento de la pelvis y ayuda a corregir la postura y fortalecer los músculos implicados para que, poco a poco, la persona adopte una buena postura en las actividades de la vida diaria.

Ademas, la Gimnasia Abdominal Hipopresiva también ayuda a fortalecer toda la franja abdominal, suelo pélvico y lumbares, lo que favorece una buena postura y evita dolores. O con el Stretching Global Activo se estiran todas las cadenas musculares acortadas, permitiendo mantener una buena postura de manera estática y, en caso de que la hiperlordosis venga por este motivo, podremos corregirla.

La actividad debe ir encaminada a fortalecer los músculos retroversores de la pelvis, como por ejemplo, abdominales, glúteos e isquiotibiales. Además, deberemos estirar otros músculos que, en caso de estar acortados, favorecerían la hiperlordosis lumbar, como por ejemplo, el psoas ilíaco, músculo que va por la parte anterior del muslo, atraviesa la cadera por delante y se inserta en las lumbares, traccionando de ellas y aumentando la curva lumbar. Es el culpable de muchas lumbalgias, por lo que es muy importante estirarlo adecuadamente.

Los músculos propios de la zona lumbar, como los erectores del raquis, son difíciles de estirar. Para conseguir un estiramiento general de la zona, podemos hacer flexión de la columna lumbar, por ejemplo, tumbándonos boca arriba, llevando las rodillas al pecho y, a su vez, acercando la cabeza a las rodillas.

Para terminar, os daré un último consejo. Para proteger la zona lumbar, tanto si se tiene hiperlordosis como si no, es recomendable estabilizar esta zona contrayendo el periné o suelo pélvico y el transverso del abdomen simultáneamente. De esta manera, los multífidos, músculos de la zona lumbar, se contraen sin que nos demos cuenta, y protegerán esta zona en los movimientos del día a día, en especial es importante si vamos a levantar peso.

En Zaragoza,

Lumbalgia

Pilates

Gimnasia Abdominal Hipopresiva

Stretching Global Activo

Beneficios de tener un buen culo