Beneficios de tener un buen culo

BENEFICIOS DE TENER UN BUEN CULO

El culo es una de las partes del cuerpo en las que más se fija la gente por un motivo puramente estético, sin embargo, vais a descubrir que independientemente de que nos pueda gustar más o menos la apariencia física, es muy importante las condiciones en las que tenemos los glúteos.

GLÚTEOS

culoLos glúteos son los músculos que dan forma en gran medida a esta parte del cuerpo, y los encargados de extender la cadera y permitir que nos mantengamos erguidos, un logro evolutivo muy importante para el ser humano.

Popularmente se habla de los glúteos como si tuviéramos solo uno a cada lado, pero en realidad tenemos seis glúteos, tres a cada lado. Estos son:

  • Glúteo mayor: es el más grande y más conocido, ya que es el que da al culo esa forma característica. Tiene una importante función estabilizadora a nivel de cadera, e incluso de la rodilla, ya que se inserta en la fascia lata, que llega hasta la rodilla por el lateral del muslo. Hace extensión y rotación externa de cadera.
  • Glúteo medio: es otro de los grandes estabilizadores de la pelvis, pero también es abductor de cadera, es decir, separa la pierna lateralemente. Permite que nos mantengamos a la pata coja con la cadera estable, por eso tiene un papel fundamental al andar o correr, manteniendo la pelvis alta cada vez que despegamos el otro pie del suelo para dar un paso.
  • Glúteo menor: es el más pequeño de los tres y su función es ayudar al glúteo medio a estabilizar la pelvis mientras andamos. Además, también será rotador de cadera.

¿POR QUÉ TRABAJAR LOS GLÚTEOS?

El trabajar esta musculatura nos aporta grandes beneficios y también nos puede evitar muchas lesiones. Si no tenemos unos glúteos firmes podemos sufrir por ejemplo dolor de espalda. Vamos a ver un poco este proceso.

Hemos ido evolucionando para pasar de la cuadrupedia (a gatas) a la bipedestación (de pie) adaptando entre otros músculos los glúteos y, sin embargo, ahora pasamos mucho tiempo sentados a lo largo del día.

Al estar sentados mantenemos la cadera flexionada y los músculos flexores de cadera en constante acortamiento, lo que llevará a una pérdida de elasticidad, aparición de contracturas y acortamiento real de los músculos. Este caso es muy típico en el psoas ilíaco, un flexor de cadera que va desde las lumbares hasta el fémur. Cuando éste está acortado tira de las vértebras lumbares y puede dar lugar a lumbalgias (dolor de la zona baja de la espalda).

Esto llevado al terreno futbolístico es común entre los jugadores, ya que al chutar la pelota se hace una fuerte contracción de los flexores de cadera, y si partimos de un músculo acortado que se acorta aún más, generará mucha tensión en esta zona de la espalda.

Por otra parte, tenemos los músculos contrarios, los extensores de cadera (glúteos), que todo el tiempo en que los flexores están trabajando y mantenemos la cadera en flexión, como cuando estamos sentados, los extensores están relajados, por lo que tienden a atrofiarse  y perder fuerza.

Como consecuencia, cuando los extensores de cadera se acaban convirtiendo en músculos débiles, serán los extensores de columna (músculos que están a los lados de la columna) los encargados de mantenernos erguidos, y teniendo en cuenta que estos no están “diseñados” para realizar tanto esfuerzo, se fatigan y acaba apareciendo dolor de espalda.

De ahí viene la importancia de fortalecer los glúteos para evitar el dolor de espalda, por ejemplo subiendo y bajando escaleras o haciendo sentadillas. Y también añadiría estiramientos de los flexores de cadera, especialmente del psoas ilíaco.

Asi que consejo desde Zaragoza: menos estar sentado y… ¡más mover el culo!

 

Otros artículos relacionados:

Pautas para un ejercicio sano y saludable

Lumbalgia

Hiperlordosis lumbar

Ciática Vs Síndrome del Piramidal

Cefalea tensional

Contractura muscular

Hiperlordosis lumbar

HIPERLORDOSIS LUMBAR

La hiperlordosis lumbar consiste en un aumento de la curva lumbar fisiológica. Es una de las alteraciones más comunes en la columna vertebral. Si vemos la espalda de perfil, deberíamos ver ciertas curvas que se consideran normales, cuando alguna se ve aumentada, es cuando pueden aparecer problemas.

La columna la dividimos en cuatro partes:

  • Cervical: zona del cuello, en la que deberíamos ver una lordosis, es decir, se mete para dentro.
  • Dorsal: zona del tórax, en la que debe haber cifosis, es decir, salir hacia fuera.
  • Lumbar: zona media-baja de la columna, en la que debería haber de nuevo una lordosis.
  • Sacra: zona más baja de la espalda, donde debe haber también cifosis.

En este artículo nos centraremos en la hiperlordosis lumbar, que indica un aumento de la curva que se consideraría normal en esa zona.

hiperlordosis lumbarPuede venir dada de manera congénita o constitucional, o ser una hiperlordosis de actitud, por un incorrecto equilibrio de la pelvis (a menudo por insifuciencia abdominal) que se fija progresivamente. Suele compensarse con un aumento de la cifosis dorsal, o viceversa, ser en sí misma una actitud de compensación de una cifosis importante. También es muy común durante el embarazo, por el peso de la barriga en la zona anterior.

Los síntomas que pueden aparecer son los típicos de una lumbalgia, dolor en esa región que posiblemente se acentúe al estar prolongados periodos de tiempo de pie, o hacer esfuerzos como levantar peso.

El tratamiento general consistiría en aplicar calor en la zona, dar masaje, hacer estiramientos, y puede usarse cualquier técnica para calmar el dolor. Para corregir esa curva aumentada de la columna, debemos seguir unas pautas de educación postural en todas las posturas, tumbado, sentado y de pie.

Debemos ser conscientes del movimiento de la pelvis de anteversión y retroversión, es decir, bascular la pelvis adelante y atrás. Simplemente con el hecho de mantener el abdominal algo contraído hará que la pelvis vaya a retroversión y se aplane un poco la zona lumbar.

El método Pilates es muy bueno para este tipo de situaciones, ya que trabaja mucho este movimiento de la pelvis y ayuda a corregir la postura y fortalecer los músculos implicados para que, poco a poco, la persona adopte una buena postura en las actividades de la vida diaria.

Ademas, la Gimnasia Abdominal Hipopresiva también ayuda a fortalecer toda la franja abdominal, suelo pélvico y lumbares, lo que favorece una buena postura y evita dolores. O con el Stretching Global Activo se estiran todas las cadenas musculares acortadas, permitiendo mantener una buena postura de manera estática y, en caso de que la hiperlordosis venga por este motivo, podremos corregirla.

La actividad debe ir encaminada a fortalecer los músculos retroversores de la pelvis, como por ejemplo, abdominales, glúteos e isquiotibiales. Además, deberemos estirar otros músculos que, en caso de estar acortados, favorecerían la hiperlordosis lumbar, como por ejemplo, el psoas ilíaco, músculo que va por la parte anterior del muslo, atraviesa la cadera por delante y se inserta en las lumbares, traccionando de ellas y aumentando la curva lumbar. Es el culpable de muchas lumbalgias, por lo que es muy importante estirarlo adecuadamente.

Los músculos propios de la zona lumbar, como los erectores del raquis, son difíciles de estirar. Para conseguir un estiramiento general de la zona, podemos hacer flexión de la columna lumbar, por ejemplo, tumbándonos boca arriba, llevando las rodillas al pecho y, a su vez, acercando la cabeza a las rodillas.

Para terminar, os daré un último consejo. Para proteger la zona lumbar, tanto si se tiene hiperlordosis como si no, es recomendable estabilizar esta zona contrayendo el periné o suelo pélvico y el transverso del abdomen simultáneamente. De esta manera, los multífidos, músculos de la zona lumbar, se contraen sin que nos demos cuenta, y protegerán esta zona en los movimientos del día a día, en especial es importante si vamos a levantar peso.

En Zaragoza,

Lumbalgia

Pilates

Gimnasia Abdominal Hipopresiva

Stretching Global Activo

Beneficios de tener un buen culo

Lumbalgia

LUMBALGIA

La lumbalgia puede aparecer por muchas causas y muy variadas. Un gran porcentaje de la población ha sufrido alguna vez en su vida este tipo de dolor.

Lo primero que hay que hacer es descartar posibles problemas más graves que dan como sintomatología la lumbalgia, como por ejemplo dolores referidos de algún órgano interno, una fractura o esguince lumbar, problemas neurológicos, etc.

En el mundo del deporte, la lumbalgia más común es la producida por una lesión miofascial, es decir, un espasmo muscular reflejo, que aparece por una reacción antálgica que tiene el cuerpo de manera natural.

La lumbalgia aguda o lumbago, suele aparecer de manera brusca al realizar un esfuerzo, como por ejemplo coger peso, o al realizar un simple “movimiento en falso”, y puede representar un verdadero “bloqueo” de la columna lumbar.lumbalgia

Los síntomas son dolor en la región lumbar, puede ser general o concentrarse en algún punto concreto de la zona, limitación de la movilidad por el dolor, que puede dificultar el ponerse totalmente erguido o caminar, y contractura muscular. Suele ir acompañada de una postura antálgica característica para protegerse del dolor.

Aunque no siempre las lumbalgias son tan agudas, y en muchos casos se trata de lumbalgias crónicas, con un dolor lumbar bajo, difuso, a menudo en un solo lado y que puede irradiar hacia glúteo y pierna. Aumentan con el esfuerzo (coger pesos) y la fatiga (muchas horas de pie) y se calman con el reposo. Pueden aparecer poco a poco o como síntomas residuales de una lumbalgia aguda, pero ya no provocan una actitud antálgica.

En el primer caso, el del lumbago, en la fase aguda habría que hacer reposo en cama, en una posición en la que se encuentre cómodo, y aplicar calor en la zona. Cuando ya es posible ponerse de pie y andar, sería recomendable empezar con los masajes descontracturantes de la zona lumbar y piramidales, hacer terapia manual específica para esa zona y aplicar corrientes analgésicas (TENS), o electroacupuntura (PENS). En Zaragoza encontrarás nuestro centro de fisioterapia.

Una vez el dolor es menos intenso, el tratamiento continuará con flexibilización y fortalecimiento muscular de la zona, relajación del diafragma y estiramiento del psoas ilíaco. Se deberá ir aumentando la actividad progresivamente, y sería recomendable hacer ejercicios tipo Pilates.

Es muy importante hacer una reeducación postural y utilizar correctamente la región lumbopélvica. Siempre que tengáis que hacer algún esfuerzo, es importantísimo estabilizar la zona lumbar, haciendo una contracción del periné o suelo pélvico (en el caso de las mujeres “cortar el pis” y en el de los hombres “intentar elevar los testículos”), y el transverso del abdomen o faja abdominal (poner la tripa dura). De esta manera, sin darnos cuenta, estaremos contrayendo pequeños músculos de la columna lumbar que nos ayudan a protegerla, los multífidos.

Y, sobre todo, tener un poco de cabeza, que hay veces que en el fondo somos conscientes de que lo que estamos haciendo no nos va a ir bien para la espalda, pero no le damos importancia hasta que no nos da el aviso.

Otros artículos relacionados:

Hiperlordosis lumbar

Beneficios de tener un buen culo

Ciática Vs Síndrome del piramidal

Vendaje neuromuscular

Pubalgia