Síndrome compartimental

SINDROME COMPARTIMENTAL

Para entender lo que es el síndrome compartimental, hay que empezar por explicar algo de anatomía, como por ejemplo, lo que son las fascias.

¿QUÉ SON LAS FASCIAS?

sindrome compartimentalLas fascias son envolturas de tejido conjuntivo que aislan uno o más músculos, separan grupos de músculos entre sí en los brazos y piernas. Dentro de cada fascia encontramos un compartimento que incluye no sólo los músculos, sino también nervios y vasos sanguíneos.

La fascia no se expande, de manera que cualquier inflamación dentro de un compartimento dará lugar a un aumento de presión que repercutirá en los músculos, nervios y vasos sanguineos.

CAUSAS DEL SÍNDROME COMPARTIMENTAL

Una de las causas de que esto ocurra son los traumatismos, aunque en muchos casos aparece por actividades repetitivas, como por ejemplo correr, pero los síntomas aparecen únicamente durante la actividad o las horas de después.

Las zonas más propensas a que aparezca este tipo de lesión son la parte inferior de la pierna (tibiales), y en el antebrazo, por ejemplo en pianistas; aunque puede aparecer en otras zonas como mano, pie, muslo, brazo…

SÍNTOMAS DEL SÍNDROME COMPARTIMENTAL

El síntoma principal es dolor intenso y continuo en la zona mientras se realiza la actividad, aunque en los casos más graves, si la presión es lo suficientemente alta y mantenida en el tiempo, puede comprometer el flujo de sangre que a los músculos del compartimento o presionar algún nervio, y disminuir la sensibilidad, aparecer sensación de entumeciemiento y hormigueo, debilidad, palidez en la piel, etc.

En el inicio de la afección, con simple reposo suele desaparecer. Eso si, hay que tener cuidado con los esfuerzos que realicemos superando la sensación de dolor. El síndrome compartimental puede aparecer por un sobreentrenamiento; no dejamos que la musculatura se recupere después de actividad física intensa, hay una compresión y si no les llega el oxígeno suficiente a los músculos puede llegar a afectar a su función.

¿CÓMO PREVENIR EL SÍNDROME COMPARTIMENTAL?

Para prevenir la aparición de esta lesión hay que tener varias cosas en cuenta:

  • Utilizar un buen calzado deportivo, a poder ser con amortiguación.
  • Evitar hacer deporte con vendajes demasiado apretados (salvo si en un momento dado es necesario por otro motivo, como un esguince de tobillo)
  • Ser constante con los estiramientos, hay que tomarse en serio el estirar antes, durante y después de la actividad física. De esta manera, el músculo tendrá mejores cualidades, el tejido de la fascia estará más estirado y dará más libertad a los músculos que rodea.
  • En deportes de contacto, sería recomendable ponerse alguna protección, como por ejemplo espinilleras.

De esta manera, las probabilidades de que aparezca un síndrome compartimental disminuyen considerablemente.

TRATAMIENTO DEL SÍNDROME COMPARTIMENTAL

No obstante, si aparece, ya sabes, empezar con reposo y, si es necesario, aplicar hielo después de la actividad. En caso de que siga evolucionando, acude al fisioterapeuta para que te aplique el tratamiento oportuno. En Zaragoza nos puedes encontrar en el centro, en Fisioterapia Eva Tello Cadarso.

En los casos más graves, el tratamiento acaba siendo quirúrgico, pero esto siempre como última opción.

 

Otros artículos relacionados:

Vendaje neuromuscular

Fascitis plantar

Aplicaciones del hielo

Síndrome de sobreentrenamiento

Fascitis plantar

FASCITIS PLANTAR

fascia plantarLa fascia o aponeurosis plantar es una capa de tejido fibroso blanco que cubre el suelo de la bóveda del pie, desde el talón (calcáneo) hasta la parte anterior de la planta, bajo la cabeza de los metatarsianos. Su función, entre otras, es absorver los impactos y mantener esa bóveda, que tiende a aplanarse cada vez que apoyamos el peso sobre el pie, y quitar tensión a otras estructuras, como por ejemplo los ligamentos entre los huesos del pie.

La fascitis plantar es la irritación, inflamación o degeneración de esta fascia, por las repetitivas tracciones de la inserción de la fascia en el talón en cada impacto. Esto puede deberse a varias causas, como el sobreuso en la práctica deportiva, la utilización de un calzado inadecuado, el sobrepeso o aumento de peso reciente, o tener mucho arco plantar, o pie plano.

Esta lesión es muy común en los futbolistas y atletas, ya que son deportistas que realizan un esfuerzo muy continuado y movimientos muy repetitivos.

El síntoma principal es dolor, en especial en la zona del talón, aunque puede irradiarse hacia la planta del pie, y notarse rigidez. El dolor suele ser más agudo tras periodos de inactividad, o por la mañana al levantarse. Puede aparecer de manera repentina tras una actividad más intensa, o ir aumentando progresivamente.

Es importante coger a tiempo la fascitis plantar, ya que en el mundo del deporte es clave pisar bien para evitar que una lesión provoque desequilibrios en otras articulaciones, como rodilla o cadera, y acaben apareciendo otras lesiones asociadas.

El tratamiento consistiría en la fase aguda en aplicar hielo varias veces al día durante 15 minutos, para controlar la inflamación y disminuir el dolor. También podemos coger una pelota pequeña (máximo pelota de tenis), y hacernos un masaje plantar con ella, sentados, apoyamos el pie sobre ésta ejerciendo una ligera presión, y llevamos el pie alante-atrás, deslizando la pelota por todo el recorrido de la fascia.

Si el dolor es intenso, deberemos empezar cuanto antes con las sesiones de fisioterapia, en las que se aplicarán técnicas como masaje profundo, que ayude a reabsorver el edema y a relajar los músculos del pie, movilizaciones para estirar suavemente la fascia plantar, ultrasonidos, vendajes para limitar el aplanamiento del pie al apoyar, etc. Si necesitas de estos servicios, en Zaragoza los ponemos a tu disposición en nuestro centro de fisioterapia.

Para prevenir que aparezca la fascitis plantar, es importantísimo calentar antes de empezar con la práctica deportiva, como por ejemplo, carrera suave durante 5-10 minutos, y estirar. Y si ya te ha empezado a molestar, al acabar el ejercicio, además de hacer los estiramientos generales, hacer algunos específicos para la planta del pie.

pie planoTambién hay que tener muy en cuenta la morfología del pie. Si sabes que tienes pie plano o, por el contrario, excesivo arco plantar, deberías hacerte unas plantillas para prevenir la aparición de este tipo de lesiones.

De la misma manera, es muy importante la elección del calzado. La zapatilla debe resultarnos cómoda, con una talla adecuada (tener en cuenta que a veces tenemos un pie más grande que otro), y que no modifique nuestra mecánica a la hora de andar o correr.

Otros artículos relacionados:

Pie plano

Aplicaciones del hielo

Estiramientos

¿Por qué se ponen las uñas de los pies negras?

Tendinitis de los extensores de los dedos de los pies

Pierna de tenista