¿Cómo practicar Yoga en casa?

Llevamos el Yoga a tu casa

Hoy en día es muy común llevar un ritmo de vida ajetreado que a la larga genera estrés. Entre el trabajo, las cargas familiares, los quehaceres diarios… 

Muchas veces cuando he recomendado a algún paciente hacer algo de deporte (la vida sedentaria en mi opinión no es una opción, o por lo menos no una buena opción) me dice que no tiene tiempo, que trabaja muchas horas, si no me parece suficiente el deporte que hace yendo de aquí para allá y que sus horarios dependen de los de sus hijos…

Siempre podemos encontrar alguna excusa, pero prácticamente todo el mundo puede sacar una o dos horas a la semana para sí mismo.

Mi propuesta para estos casos es hacer clases dirigidas desde casa a tiempo real, invirtiendo únicamente el tiempo que dura la clase sin tener que desplazarte hasta ningún sitio, ahorrándote ese tiempo. Y si además realizas una actividad que te ayude a equilibrar tu cuerpo y tu mente ¡todo son beneficios!

¿Te gusta el Yoga? Ofrezco clases de yoga en Zaragoza y online En estas clases intentamos que te sientas como uno más. Sólo necesitas una esterilla, algo que simule un bloque de yoga y una manta gordita.

Puedes conectarte desde el ordenador, tablet o móvil, enfocarte con la cámara para que te pueda ver 

bien y seguir las clases, pudiendo preguntar dudas a tiempo real, recibiendo propuestas o ajustes según tu práctica.

Lo ideal es encontrar una habitación con algo de paz en casa. En nuestras clases lo primero que intentamos es conectar con nuestra presencia, intentar que desaparezca todo lo que te rodea para centrarte en el aquí y el ahora.

Desarrollamos una práctica más pausada (Hatha) o dinámica (Vinyasa) según los efectos que quieras conseguir en tu cuerpo y en cada clase nos centramos en un objetivo (apertura de pecho, de caderas, trabajar el equilibrio, la alineación corporal, la elasticidad, la concentración…)

Al final siempre terminamos con una pequeña meditación y relajación, para que tras el movimiento llegue la calma a tu mente.

Gracias a la práctica del Yoga conseguirás tener un cuerpo más tonificado, elástico y ágil, y una mente más capaz de focalizar su atención en lo que se proponga, dejando de lado todos los problemas y preocupaciones que nos rodean.

Esa hora que dediques al Yoga será un remanso de paz interior que mereces dedicarte. Deja de vivir en la rueda de estrés crónico sin tiempo para dedicarte a ti mismo/a. Aunque creas que no te lo puedes permitir, ahora con las clases online te brindamos esa oportunidad de no tener que moverte de casa.

Y tú, ¿no crees que mereces un respiro?